domingo, 30 de junio de 2013

Desde Nueva Zelanda e Inglaterra: Acciones en Apoyo a San Sebastián Bachajón

Campaña Mundial:
“¡Juan Vázquez Guzmán Vive!, ¡La Lucha de Bachajón Sigue!”
Haz clic aquí para ver fotos:
Grupo de Wellington toma parte en la “Semana Mundial de Acción: Juan Vázquez Guzmán Vive,  ¡La lucha de Bachajón vive!”
 By Julie Webb-Pullman
Hoy a la hora del almuerzo, miembros del grupo “Wellington Zapatista Suport Group” sostuvieron una vigilia con veladoras afuera de la Embajada Mexicana en Wellington como parte de la “Semana Mundial de Acción: ¡Juan Vázquez Guzmán Vive! ¡La lucha de Bachajón vive!”
Después de construir un pequeño santuario con flores y velas en recuerdo de Juan Vázquez Guzmán, un líder indígena asesinado en abril, el grupo entrego de mano una carta para la Embajadora de México en Nueva Zelanda, exigiendo que los asesinos de Guzmán comparezcan ante la justicia y pongan fin a los abusos flagrantes de los derechos de las comunidades tzeltales de San Sebastián Bachajón.
El texto de la carta es el siguiente:
Estimada Señora  Rosaura Leonora Rueda Gutiérrez, Embajadora
Embajada de México
Wellington, Nueva Zelandia.
27 De junio de 2013
Estimada Señora:
Nosotros, el Grupo de Apoyo Zapatista de Wellington, hemos seguido con preocupación las respuestas del Gobierno Federal, Estatal y Municipal a la resistencia civil en defensa de sus tierras por los ejidatarios de San Sebastián Bachajón,  adherentes a la Otra Campaña en la región de Agua Azul de Chiapas.
Desde 2007, los ejidatarios de San Sebastián Bachajón han sufrido violencia y represión en las manos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus organizaciones paramilitares. Su resistencia a la toma de posesión de las tierras tradicionalmente Tzeltales para proyectos transnacionales, particularmente en el sitio de las cascadas de Agua Azul que los ejidatarios han sido responsables y mantenido de forma sustentable durante muchos años,  los han situado directamente en la línea de fuego de quienes pretenden despojarlos de sus tierras con fines de lucro.
Los intentos concertados para disolver la comunidad y su resistencia comenzaron en el año 2009, con la detención de ocho ejidatarios y adherentes a la Otra Campaña por el estado y la policía federal y la detención y agresión viciosa de Ricardo Lagunes en un puesto de control paramilitar del PRI después de que salía de una reunión en Bachajón. Dos años más tarde en 2011, 117 ejidatarios fueron detenidos arbitrariamente por la policía durante un intento de desalojo en el peaje a la entrada a la zona de Agua Azul. Diez, incluyendo a Pérez Álvaro, quienes permanecen como presos políticos, durante un período prolongado de tiempo.
Represión y violencia física han sido acompañados de abusos legales y judiciales, incluyendo sentencias de la corte,  negación de los derechos de los ejidatarios y sus arrestos y desalojos en 2011 propiciando la toma de control de las tierras de propiedad colectiva por las autoridades.
Los continuos asaltos sobre la autonomía de Bachajón  culminaron en la noche del 24 de abril de 2013 con el asesinato de Juan Vázquez Guzmán en la puerta de su casa.
Vázquez Guzmán, Secretario General de los tres centros del ejido desde el mes abril de 2010, fue acribillado con seis balazos después de responder a su puerta, el agresor huyó del lugar en una camioneta roja, y nadie aún ha sido acusado de su asesinato.
Hugo Blanco, director de la revista Peruana Lucha Indígena, esta semana notó  la participación del Estado canalla de Israel, notorio por su impunidad por 65 años de crímenes de lesa humanidad y violaciones de derechos humanos de los palestinos, para ayudar al estado mexicano para reprimir a sus pueblos indígenas en Chiapas. "Hasta ahora no ha habido ningún avance en las investigaciones sobre los autores del crimen; por el contrario, el acoso y persecución continúan.  A pocos días después del asesinato de Juan Vázquez Guzmán, Jorge Luis Llaven Abarca, Secretario de Seguridad y Protección Civil en el estado de Chiapas, anunció el entrenamiento de la policía local, que el Ministerio Israelí de Defensa en México proveerá para la policía local” escribió él.
Este es un mal augurio,  tanto para llevar ante la justicia de los asesinos de Juan Guzmán,  como para la protección de las tierras de propiedad colectiva de los indígenas tzeltales contra la  práctica de “turismo” por intereses de empresas transnacionales.
En este sentido de la "Semana de Acción Mundial: Juan Vázquez Guzmán Vive! la Lucha de Bachajón Vive!" el grupo de apoyo Wellington Zapatista Suport Group añade su voz al coro internacional exigiendo justicia para Juan Vázquez Guzmán y en apoyo a la lucha de los ejidatarios de San Sebastián Bachajón por sus derechos.
Exigimos:
1. Una investigación exhaustiva sobre el asesinato de Juan Vázquez Guzmán en la puerta de su casa en la noche del 24 de abril de 2013 y la sanción de los responsables;
2. La liberación de los ejidatarios Antonio Estrada Estrada (preso en CERSS 17, Playas de Catazajá, Chiapas), Miguel Vázquez Deara (preso en CERSS 16, Ocosingo, Chiapas) y Miguel Demeza Jiménez (preso en CERSS 14, El Amate);
3. Respeto por los derechos del pueblo Tzeltal de San Sebastián Bachajón a la libre determinación y a ejercer su autonomía conforme a lo estipulado en el Convenio Núm. 169 sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes de la declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y los acuerdos de San Andrés, documento 1, 3. 1. En el documento 2, II, IV (2. 3.); Documento 3.1 (c, d); Documento 1, Principio de Nueva Relación 5:
4. Respeto a su derecho a usar y disfrutar de sus recursos naturales,  los cuales los pueblos indígenas han protegido durante siglos, como se indica en el Convenio Núm. 169 con respecto a pueblos indígenas y tribales en países independientes, de conformidad con el artículo 13.2 Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y los acuerdos de San Andrés1.4 B. 2.; Documento 1, Principio de la Nueva Relación 2; y
5. La retirada inmediata de todos los militares, paramilitares y las fuerzas policiales de toda la región,  tales como se confirmó que el tesoro nacional y natural de Agua Azul se devuelve a la propiedad común de que ha sido arrebatado y los derechos de los ejidatarios que en  San Sebastián Bachajón se defienden.
Desde la Asamblea del Pueblo en Londres: En memoria de Juan Vázquez Guzmán: Uniendo nuestras luchas
Haz clic aquí para ver fotos:
Más de 4,000 personas desde una amplia variedad de grupos y organizaciones se reunieron en Westminster Central Hall, Londres, el sábado 22 de junio, para la primera Asamblea del Pueblo contra la austeridad. Uno de los principales mensajes de este evento fue la necesidad de que los grupos se unan en la lucha contra el capitalismo y el sufrimiento, la destrucción y el desplazamiento que provoca. Esto hizo que fuera un lugar ideal para dar a conocer el asesinato de Juan Vázquez Guzmán, como resultado de su dedicación incansable a la defensa de la Madre Tierra y de la tierra, el territorio y los derechos de su pueblo, la comunidad indígena tzeltal de San Sebastián Bachajón. Esto es honrado en la Semana de Acción Mundial: "Juan Vázquez Guzmán vive, la lucha de Bachajón sigue" que tendrá lugar del 25 junio a 2 julio de este año.
Mientras el objetivo principal de la Asamblea del Pueblo fue la lucha contra la política de austeridad y de la guerra sin fin, todo es parte de la misma lucha contra la injusticia, la desigualdad, la exclusión y por la dignidad, la libertad y la democracia verdadera. El punto de partida para todas estas luchas es desde lo local, de la comunidad de barrio, sembrando las semillas de la paz y la justicia desde la base. La Asamblea pidió un programa de resistencia y solidaridad, y también lo hace el pueblo de Bachajón. A Juan Vázquez Guzmán le gustaba visitar compas en otros lugares,  y aprender y compartir sus luchas. "Estamos luchando por una alternativa de futuro para esta generación y para los que vengan después de nosotros", dice la declaración de la Asamblea; esta afirmación aplica a los dos movimientos, a todas nuestras resistencias. "Es posible", escribió el analista político Raúl Zibechi en apoyo a la Semana de Acción Mundial, “tejer puentes entre los diferentes si reconocemos las diferencias.... Si las mezclamos en las resistencias haciendo que la causa de cada quien sea nuestra causa... Los invitamos a seguir construyendo un mundo nuevo, diferente, en el que quepan todos... "
Juan Vázquez Guzmán dio su vida por la tierra. Que todos lo recordemos y lo mantengamos en nuestros corazones en cualquier lugar o lucha que estemos.
Hasta la Victoria siempre.
 
 

BRASIL: Cuando la democracia directa tomó las calles contra la vacía, elitista y corrupta “democracia representativa”

Rebelión, 30-06-2013
La democracia “representativa” vigente en Brasil se manifiesta en una alianza de la ultraderecha ruralista, la “centroderecha” del PMDB, la “centroizquierda” de partidos envilecidos menores como el PCdoB, y la “izquierda” del PT, juntos en un gobierno de coalición para aplicar un programa anti-popular impuesto por la dictadura del mercado. Cualquier semejanza del PT actual con el que protagonizó las luchas sindicales y anti dictatoriales, es pura fantasía.
Una respuesta muy oportuna
Era tal el convencimiento que el gobierno tenía de que habían desarticulado y desmovilizado a los movimientos populares por medio del consumismo, del clientelismo electoral y el asistencialismo social, que ante el levantamiento multitudinario se declararon “atónitos” y “perplejos”.
En el presupuesto para 2013 el gobierno destinó al pago de intereses y amortizaciones de la deuda pública -con que lucra el capital financiero- 12 veces más que a la Educación, 10 veces lo concedido a la Salud, 40 veces más que a la “Bolsa Familia” que alimenta a más de 4 millones de hogares y 180 veces lo otorgado a la reforma agraria. Desde 2011 vienen frenando las expropiaciones para la reforma agraria y centenares de miles de familias esperan sobreviviendo bajo cubiertas negras de plástico, el postergado otorgamiento de tierras. Este año detuvieron la demarcación de tierras indígenas y pretenden extender la minería a cielo abierto a toda la Amazonia. Ningunearon a los servidores públicos de la Salud y la Enseñanza que pedían aumentos y más recursos para sus sectores. Dejaron deteriorarse el transporte colectivo, cedieron a la avidez de los empresarios del sector subiendo el boleto, mientras incentivaban la compra de automóviles. Luego de aumento tras aumento en los alimentos y el transporte, Dilma anunció que el segundo semestre de este año haría un “festival de licitaciones” para represas, autopistas, puertos y otras obras de infraestructura que enriquecen empresas constructoras y que atropellan, tierras indígenas, campesinos pobres, pescadores ribereños y quilombolas. El “festival” comenzó en el primer semestre, adjudicando en mayo a las multinacionales, bloques de explotación petrolera en el territorio de 76 asentamientos de la reforma agraria y comunidades quilombolas, en el nordeste del país. El gobierno da un impulso descarado a la minería multinacional, a la agroindustria y la transgenia agrícola /1 en el camino de una contra-reforma agraria provocando múltiples conflictos con pequeños productores, pobladores y trabajadores rurales y ambientalistas. En las grandes ciudades, con la coartada de los mega-eventos deportivos, en favelas y barrios periféricos han lanzado una contra-reforma urbana favorable a la especulación inmobiliaria y destructora de las organizaciones comunitarias. Y el Congreso amenazaba con una enmienda constitucional que impediría a la fiscalía investigar la corrupción (PEC 37) y con otra que pondría freno definitivo a la demarcación de tierras indígenas (PEC 215). Y todo esto en medio de un “festival” de coimas y sobornos en las obras de los mega-eventos deportivos.
La sorpresa para los tres poderes de la institucionalidad es que Brasil no tiene tradición de “violencia revolucionaria” y no obstante ocupó pacíficamente las calles, creciendo en cantidad y descontento, resistió los ataques y las provocaciones de la policía militar, que de inmediato pasó a ser el símbolo de la brutalidad anti-democrática. La Policía Militar no tenía en el manual que su enfrentamiento a las enormes movilizaciones populares no podía equipararse al vandalismo impune con que actúan hace décadas contra las protestas puntuales en la periferia y la brutalidad con que tratan a los pobres, los indigentes y excluidos.
Las intensas movilizaciones en más de 400 ciudades ya tienen en su haber un freno total a los aumentos del transporte y en Porto Alegre se impuso una “tarifa cero” parcial. El martes 25/06 la cámara de diputados asustada enterró la PEC 37 que intentaba preservar la corrupción impidiendo investigaciones de la fiscalía (Ministerio Público). Pero mantiene la amenaza de la PEC 215 que permitiría el avance sin límites del agro-negocio y la minería en las tierras indígenas, para presionar sobre la promesa que les hizo el PT en mayo pasado, de detener la demarcación. Ahí la mordida de plusvalía es demasiado grande como para renunciar a ella de inmediato. De cualquier forma estamos frente a grandes victorias de la movilización que la imponen como la forma legítima y efectiva de alcanzar demandas populares.
Las propuestas de Dilma
Las cinco propuestas de la presidente Dilma para responder a las demandas de la calle son en verdad un truco para ganar tiempo sin dar en efectivo nada. El gobierno intenta desmovilizar y apaciguar el movimiento. Es sintomático que la primera propuesta reitera la subordinación de su gobierno a la Responsabilidad Fiscal. Éste es un mensaje dirigido al capital financiero y al imperialismo. La disciplina presupuestaria a la que adhiere la Ley de Responsabilidad Fiscal es la primera obligación de un Estado sumiso al Consenso de Washington, un programa económico de USA para esquilmar al continente.
La Cámara de diputados sabía que algo debía otorgar a la rebelión callejera que exigía más recursos para los gastos sociales y aprobó en la madrugada del 26/06 destinar el 75% de los royalties del petróleo del Pre-sal para Educación y el 25% para Salud. Se distribuye “con generosidad” algo que todavía está a 6 kilómetros de profundidad en el océano. Pero además los royalties que obtendría el Estado brasileño es apenas el 8% de la renta petrolera, el 92% restante va para las transnacionales que se apropian del crudo brasileño en las licitaciones.
Los recursos que le faltan a los servicios sociales, se los lleva la Deuda Pública que absorbe el 42% del presupuesto en 2013, un mecanismo para enriquecer al capital financiero y a rentistas nacionales y extranjeros. Sólo revocando la Ley de Responsabilidad Fiscal, eliminando la generación de mega-superávits primarios que funcionan como variable de ajuste de las cuentas públicas e iniciando una auditoría para rechazar toda la deuda ilegítima, se estaría actuando con soberanía nacional respecto a los recursos públicos y a favor de las necesidades sociales de la población brasileña.
La propuesta de una Constituyente para debatir la reforma política fue el primer globo que se pinchó. El sistema judicial fue quien de inmediato saltó en contra, nada de soberanía popular, la conducción del Estado es privativa de la élite oligárquica. Enseguida el PMDB, aliado de “centro-derecha” del PT rechazó cualquier posibilidad de una Constituyente. Con las experiencias de Venezuela, Bolivia y Ecuador al respecto, la Constituyente se transformó en el leviatán para la burguesía y el imperialismo en América Latina. La Constituyente entonces fue rebajada a un referéndum o plebiscito con 3 preguntas. Para Correio da Cidadanía “separada de cambios sustanciales en el pacto de poder existente”... “cualquier reforma política es pura perfumería.” Y concluyen: “En el pronunciamiento de la presidente Dilma, de concreto y palpable apenas la reafirmación de los compromisos de mantener la austeridad fiscal. Puesto contra la pared por la población, el gobierno del PT se esmeró en tranquilizar al gran capital y al gran hermano del norte: aquí en las tierras de Brasil todo continuará como antes.” /2
Otra las propuestas de Dilma era catalogar a la corrupción como crimen hediondo. La votación aprobatoria del Congreso no significa gran cosa. La corrupción es un aspecto inseparable y un fundamento básico del sistema capitalista. Y los integrantes de la Institucionalidad siempre encuentran mecanismos de evasión de ese tipo de leyes e incluso cuentan con la complicidad de la justicia burguesa para defender su impunidad.
Pero no está todo dicho
A partir de este enfrentamiento de los movimientos que han tomado las calles ejerciendo la “democracia directa” contra los poderes del Estado y su vacía, elitista, corrupta, “democracia representativa”, se abre una situación muy favorable para que la rebelión popular obtenga otras conquistas.
La gran incógnita es cuál será el camino para que estos movimientos multitudinarios no sean corroídos y terminen extinguiéndose sin pena ni gloria. O sean absorbidos por la institucionalidad burguesa, cercenando su potencial transformador. Por el momento hay un atributo alentador de los movimientos: su horizontalidad democrática y su tendencia al debate abierto. Estos movimientos, con sus debilidades e imprecisiones, son una superación respecto a rebeliones del pasado en el continente, con líderes mesiánicos y autoritarismo sustentado por burocracias siempre ineficientes, despóticas y a la larga, prostituidas.
¿Cómo articular a los componentes de esos movimientos para que puedan enfrentar con éxito a la actual “democracia representativa corrompida”? ¿En partidos y sindicatos? Con diferencias de región a región, hay una gran desconfianza hacia partidos y sindicatos porque en su mayoría, hasta ahora, han jugado la carta de la indiferencia frente al golpe de timón a la derecha que dio el gobierno del PT. Hay excepciones: en Florianópolis en la movilización del movimiento por el pase libre (MPL) el jueves 27/06 hubo presencia con banderas del Sindicato de los Trabajadores del Transporte Urbano (Sintraturb), una alianza esencial para el MPL.
Pero esa división impuesta por la socialdemocracia en el siglo XIX entre lo social y lo político es la razón principal de que la Central Única de Trabajadores (CUT), que representa especialmente a la élite del movimiento obrero brasileño, y otras centrales menores se hayan mantenido al margen de las movilizaciones. Durante los gobiernos del PT han aceptado la subordinación a la institucionalidad burguesa y se han demostrado incapaces de defender los intereses populares. Los movilizados intentan superar esas instituciones imprimiéndole a los movimientos un carácter social-político indivisible: las reivindicaciones son defensivas, económicas, democráticas y también políticas. La realidad les ha mostrado que en esta nueva época, ni los sindicatos ni las centrales han defendido con firmeza sus derechos. Y los partidos supuestamente de “izquierda” han sido incapaces de resistir las tentaciones y privilegios de la institucionalidad capitalista. Las pocas excepciones confirman la regla.
En la agitación callejera, algunos abucheos o forcejeos contra los portadores de banderas del PT u otros partidos del gobierno como el PC do B, son explicables. Los petistas de inmediato responsabilizaron de la agresión a la derecha y los grandes medios por sus consignas contra la corrupción y la demanda de que el movimiento fuera “sin partidos”. La Rede Globo -el gran partido político del capital que ya sufrió ataques de los movilizados en las semanas pasadas-, trata de desvirtuar las demandas y desviar el descontento hacia el anti-partidismo y el nacionalismo patriotero de derecha /3. Pero, el rechazo al PT de muchos jóvenes proviene sobre todo de su ejercicio del poder en alianza con ruralistas y otros personajes nefastos y aplicando una política que no pone en primer lugar las necesidades populares. Los petistas que se suman a las movilizaciones deben dejar la susceptibilidad a un lado e integrar el movimiento con humildad sin intentar aparatearlo. Es claro que muchos de ellos no apoyaban la derechización del partido y mantenían en alto su visión programática “socializante”. Pero la desconfianza de algunos jóvenes con el PT es legítima y solo se diluirá cuando vean que sus activistas apoyan las demandas y sus militantes están codo con codo con quienes marchan en las calles por cambios radicales.
Una visión utópica
La Comuna de Paris no abandonó ni el sistema democrático representativo ni el sufragio universal. La diferencia fundamental con las elecciones parlamentarias burguesas era el carácter de revocables en todo momento de los representantes. Es decir no se los elegía por un plazo de años y durante ese plazo eran inamovibles. La revocabilidad indicaba que la democracia representativa estaba subordinada a la voluntad de la mayoría y si no se cumplía su mandato el representante era destituido. Además de esa revocabilidad en todo momento de los delegados o representantes se estipuló que todos ellos se hallarían obligados por el mandat impératif, (mandato imperativo) es decir instrucciones precisas de sus electores que no podrían cambiar o modificar. Lo opuesto a lo que rige en la democracia burguesa, donde los parlamentarios pueden desvirtuar o contradecir los deseos de sus electores en sus decisiones, con total impunidad.
Lejos de perder validez, las lecciones que nos legaron los comuneros a través de los textos de Marx y Engels /4, siguen siendo un horizonte democrático de la humanidad, totalmente vigente.
Por ahora la única tendencia definida, entonces, es que los jóvenes se nuclearon alrededor de una serie de consignas que son social-políticas y democráticas pero aún no se tiene una clara definición programática.
Las movilizaciones en Brasil todavía no alcanzaron a formular un programa que dé sustento a una visión utópica. Según David Harvey: “Hay varias maneras de construir una visión utópica. Creo que siempre existe la necesidad de tener en mente una visión utópica, de una manera u otra, un lugar al que deseamos llegar, aunque al final no lleguemos, en cierto sentido no importa mucho si se llega o no. Si se tiene una visión, tratando de cambiar las cosas, estas se mueven en una dirección u otra”... “Y creo que necesitamos un modo de construcción por la negación. Si se comprenden los aspectos del capitalismo que no nos gustan, ¿qué rechazaríamos?, cómo sería una sociedad que ya no funcionara sobre la base del valor de cambio, sino sobre la base del valor de uso...”   /5
No obstante no esté formulada aún una visión utópica los movimientos ya aplicaron un modo de construcción por la negación (no al aumento del transporte, no a la obras de los mega eventos, no a la impunidad de la corrupción, etc.) del cual se desprende un esbozo de programa. Para los activistas sociales y políticos independientes o partidarios no es el momento de centrarse en el derecho a portar banderas, aunque eso sea una justa reivindicación democrática. Es tiempo de intervenir en las movilizaciones junto a los jóvenes, colaborar en su organización y defensa, ganar su confianza y -con humildad y sin preconceptos- ayudar a formular una visión utópica nacional del movimiento en base a sus consignas movilizadoras.
 
Notas
1/ Brasil es el segundo mayor productor de Organismos Genéticamente Modificados (OGMs) del mundo, perdiendo solamente para Estados Unidos. Un estudio realizado por la Céleres, consultoría enfocada en agro-negocios, divulgó que Brasil posee 37,1 millones de hectáreas destinados a la plantación de transgénicos. Esa cantidad representa más de la mitad del territorio destinado a actividades agrícolas que, según o IBGE, representa 67,7 millones de hectáreas en 2013. En Brasil, el producto que mas posee variedades transgénicas es la soja. A Céleres analizó también que 88,8% del cultivo total de soja para la zafra 2012/13 es genéticamente modificado.
2/ Dilma o povo não está para brincadeiras. Correio da Cidadanía 25 06 2013 http://www.correiocidadania.com.br/
3/ El miércoles 26/06 los movimientos que defienden la democratización de los medios de comunicación citaron un acto frente a la Rede Globo en Sao Paulo para el miércoles 03/07 y es posible que el rechazo al monopolio informativo de Globo se intensifique.
4/ Karl Marx, La Guerra Civil en Francia 1871 y Federico Engels, Introducción a La Guerra Civil en Francia, Edición de 1891.
5/ David Harvey, Spaces of hope (Espacios de esperanza) (California Studies in Critical Human Geography) Apéndices. University of California Press, 2000.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Brasil, Turquía, Mundo: Revueltas emergentes, cuando defender lo común y la libertad para construirlo son lo mismo

Cápsula de gas lacrimógeno usada contra las multitudes en Turquía con la inscripción ‘Made in Brazil’ (Fuente: Epoch Times/Occupy Gezi / Facebook)
Quilombo, 30-06-2013
 La ciudad es el lugar de la lucha anticapitalista
David Harvey (Revista Ñ, 30 de mayo de 2013)

Resulta difícil no vincular las recientes movilizaciones populares en Turquía y Brasil con el ciclo largo de protestas que comenzó en los países mediterráneos del norte de África. Cada una responde a contextos políticos y sociales diferentes, a distintas heterogeneidades multitudinarias, temporalidades diversas. Sobran, por obvias, las advertencias de que Sao Paulo no es Estambul, o que Estambul no es El Cairo o Madrid. Pero hay también referencias comunes, conexiones íntimas, viajes de ida y vuelta, y un mismo escenario: el de un capitalismo global en crisis.
El espejismo del crecimiento económico
Contrariamente a las protestas europeas, las de Turquía y Brasil tienen lugar en potencias regionales emergentes que experimentaron fuertes tasas de crecimiento en la última década. Tras caer en 2009 por el crac financiero, la economía turca llegó a crecer un 9,2% y un 8,5% en 2011; la brasileña, un 7,5% en 2010. Sin embargo, en los últimos tiempos este crecimiento se ha desacelerado. En 2012 Turquía creció un 2,2% y Brasil un 0,9%, en parte debido a la reciente apuesta por una política fiscal restrictiva. La fragilidad turca se asienta en un fuerte endeudamiento externo, con inversiones cortoplacistas atraídas por tipos de interés relativamente elevados; la brasileña, en una creciente dependencia en las exportaciones de las materias primas y en el endeudamiento interno (el crédito pasó del 25% del PIB en 2005 al 50% en 2012), pese al fortalecimiento de la demanda interna, apoyado en programas sociales, llevado a cabo bajo la presidencia de Lula.
El crecimiento económico de ambas economías, especialmente de la turca, se vio animado además por el exceso de liquidez que generaron las políticas de estímulo monetario (quantitative easing) de la Reserva Federal estadounidense, el Banco Central Europeo y el Banco Central de Japón. Estas políticas de estímulo, que no han logrado reactivar la economía mundial, contribuyeron al incremento del valor de los activos (nuevas burbujas) en los países emergentes, y provocaron presiones inflacionarias y devaluaciones competitivas de las monedas.
Ahora que el "grifo" monetario estadounidense se seca, los "inversores empiezan a retirar el dinero que apostaron en estas economía y lo hacen al ritmo más rápido en dos años" (El País, 21/06/2013). La competición por obtener capitales a cualquier precio (desposesión) se agudiza, aumentan las incertidumbres y los gobiernos se ponen nerviosos.
La lucha por lo común...
"No es solo un parque", repitieron los manifestantes turcos en la plaza Taksim. "No son solo las tarifas del transporte público", repitieron los manifestantes brasileños. Pero lo cierto es que lo imprevisible empezó con la defensa de un parque y con la petición de un transporte público accesible para todos. Es decir, con condiciones necesarias para la vida buena en común en la ciudad y para la (re)producción de las multitudes. A decenas de turcos les pareció lo suficientemente importante como para interponer sus cuerpos en el parque Gezi frente a las excavadoras y la policía (algo que por ejemplo no se ha hecho en Canarias frente a iniciativas tan contestadas como la del puerto de Granadilla). A los miles de turcos que esta vez salieron a las calles para apoyarles también. Como escribió acertadamente Emmanuel Rodríguez hace ya casi una década (Ecología de la metrópolis, 2004), en pleno boom inmobiliario español, es "el territorio mismo, como trama compleja de relaciones de cooperación y de simbiosis, lo que compone el sustrato de la innovación social y de la producción empresarial".
Los territorios urbanos y la movilidad entre los mismos se ven pues amenazados por lo que Manuel Delgado denomina la "ideología del espacio público", íntimamente vinculada al proyecto neoliberal. Cuando la ciudad se convierte a la vez en yacimiento de valor y fábrica social, el urbanismo es "mera requisa de la ciudad, sometimiento de ésta, por medio tanto del planeamiento como de su gestión política, a los intereses en materia territorial de las minorías dominantes." Generalmente esto incluye un componente moral, ejemplificado en las leyes y ordenanzas municipales sobre el civismo, que en los últimos años han ido ampliando el repertorio de conductas que deben ser reguladas. La tan comentada restricción -que no prohibición- del consumo de alcohol en el espacio público que promueve el AKP turco en el fondo se asemeja mucho a nuestras leyes contra el botellón.
En Turquía los proyectos de remodelación urbana se suceden desde la aprobación en 2005 de la ley de "renovación y preservación". El Estado y los constructores se aliaron en el asalto de los barrios populares de Estambul y en megaproyectos como la construcción de centros comerciales, mezquitas o grandes obras como puentes o autovías. El de la plaza Takzim no es sino el último capítulo. Como escribe Sarah El-Kazaz en Jadaliyya:
"Conforme el crecimiento basado en la exportación fue proporcionando rendimientos marginales decrecientes (...), la acumulación de capital mediante la renovación de zonas urbanas se convirtió en uno de los baluartes de los principales proyectos del AKP.  Para el AKP, el desarrollo urbano proporciona a sus bases de apoyo con el estímulo económico que necesita, mediante asociaciones oscuras con el sector de la construcción, y permite al gobierno redefinir y controlar los espacios de las ciudades de modo que reproduzcan una sociedad en línea con los ideales del partido.
De hecho, para el AKP, Islam es desarrollo urbano. El desarrollo urbano fue empaquetado y entregado a los simpatizantes del partido como lugar central a través del cual el Estado estaba configurando una sociedad mejor."
Sustituyamos Islam por nación, progreso o marca país y el discurso nos resultará de lo más familiar. No es coincidencia que Estambul sea con Madrid candidata a organizar los Juegos Olímpicos de 2020.
De hecho, en Brasil el neodesarrollismo pasa también por explotar el tejido urbano, con los macroeventos deportivos (que el gobierno brasileño ha logrado concentrar en un par de años) como principal herramienta. Estos macroeventos permiten desde luego transferir recursos públicos a empresas privadas, pero su principal razón de ser es la remodelación urbana y la subsiguiente transformación de las relaciones sociales en beneficio de las elites, que en el congestionado Sao Paulo viajan en helicóptero. Destrozar barrios populares enteros y expulsar a sus habitantes, privilegiar el transporte motorizado individual, el acceso de pago a los espacios de encuentro, no son opciones asépticas o inocentes.
Estas remodelaciones no dejan de representar otra forma de extractivismo, como escribió Raúl Zibechi a propósito de la violenta intervención policial en un hospital de Buenos Aires para desalojar a sus trabajadores. Las autoridades prevén el derribo del edificio para construir un Centro denominado "Cívico", cómo no. Y es que las grandes obras y la ideología del espacio público al que se asocian buscan además garantizar un determinado consenso político y social: "la diferencia entre izquierda y derecha, entre progresismo y conservadurismo, se evapora. Los principales proyectos de especulación urbana en Buenos Aires fueron aprobados con los votos del oficialismo y de la oposición", escribe Zibechi. Pero los consensos entre partidos y empresarios cada vez encuentran menos eco entre las multitudes.
... es la lucha por las libertades
El sometimiento de la ciudad a las necesidades de valorización del capital es un proceso violento que precisa del Estado para su imposición, por medio del planeamiento y cuando hace falta de la policía. Policía para ejecutar desahucios y expulsiones, para "limpiar" determinadas áreas de personas consideradas indeseables, y, en definitiva, para anular el derecho de protesta y la apropiación no autorizada del espacio público, incluso mediante la aplicación de leyes antiterroristas.
Cuando el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan se quejó del doble rasero de la Unión Europea, no le faltaba razón. Grecia ha hecho también un uso intensivo de los gases lacrimógenos con el visto bueno de la troika y los ejemplos de brutalidad policial se extienden desde Londres a Atenas, pasando por Fráncfort y Barcelona, aunque es igualmente cierto que el despliegue represivo ha sido más intenso en Turquía. Ahora bien, lejos de un "exceso" que los gobiernos deben corregir, como lo presentan las organizaciones de derechos humanos, se trata de un uso selectivo y muy codificado de la violencia estatal, con protocolos internos compartidos que buscan minimizar el número de muertos aunque no tanto el de contusionados, lesionados o amedrentados. En España, el elevado número de indultos de policías condenados por tortura da fe de esta tendencia. Por parte turca, el ejercicio de violencia del que ha hecho gala la policía con Erdoğan en Estambul, Ankara y otras ciudades es, comparativamente hablando, menos letal que el de los gobiernos precedentes frente a revueltas similares. En Brasil ya no estamos en la época de la dictadura, pero la represión policial en Sao Paulo (gobernado por el PT) muestra hasta dónde pueden llegar los gobiernos representativos cuando la expropiación del común -en este caso la reconversión de la ciudad- se pone seriamente en riesgo. Resulta por eso significativo que las últimas revueltas -y sus reacciones represivas- se hayan dado con gobiernos que cuentan con fuertes apoyos en amplios sectores de la población y que desde Europa son considerados, en mayor o menor grado (y con muchos peros y matices), como populistas.
Hasta ahora las principales intervenciones se limitaban a las barriadas pobres, ante el desinterés de los grupos beneficiados por la gentrificación. Pero esta vez la represión se amplió también a grupos sociales menos acostumbrados a las porras y las comisarías (los más pobres suelen encontrarse directamente con las balas). La chispa se produjo cuando defender lo común y la libertad para construirlo se volvieron una misma cosa
Antagonismo y representación
Tras la chispa los nuevos sujetos sociales del capitalismo cognitivo pronto fueron ampliando sus demandas. Resulta insuficiente aplicarles el concepto de "clase media" para definirlos. El politólogo y profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro Giuseppe Cocco lo describe así:
"en España y en el Mediterráneo en general, las revoluciones están marcadas por los procesos de “desclasificación” de las clases medias. En Brasil [y, añado, en Turquía] es exactamente lo contrario: todo esto ocurre en el ámbito y en el momento de la emergencia de la ‘nueva clase media’. Sólo que esta nueva composición de clase es, en realidad, la nueva composición del trabajo metropolitano, que lucha por los parques o por los transportes públicos: ascendiendo socialmente, los pobres brasileños se convierten en aquello en que las clases medias europeas se convierten bajando: en la nueva composición técnica del trabajo inmaterial de las metrópolis."
"En el plano sociológico, la “nueva clase media” no existe, porque lo que se constituye es una nueva composición social cuyas características técnicas son las de trabajar directamente en las redes de circulación y servicios de la metrópolis."
Esta nueva composición social se resiste a ser representada y a ser reconducida a una unidad. La pretensión de representatividad que hace Erdoğan, Rajoy o los partidos de izquierda con frecuencia termina produciendo más rechazo. En el complejo ecosistema urbano la autoorganización de las multitudes en las diferentes movilizaciones se asemeja a la de las conexiones sinápticas entre diferentes neuronas, no siempre las mismas, que cambian según el momento, escapando a todo intento de centralización y de convergencia en una identidad única. El poder constituyente es esto. Lo cual no quiere decir que se trate de un proceso armónico que conduzca a una nueva situación de equilibrio. El antagonismo y el conflicto se sitúan dentro del movimiento, que por eso mismo es ambivalente. No debería sorprender la presencia de grupos de derecha o incluso fascistas en determinadas concentraciones, según unas coyunturas, o islamistas y salafistas, según otras (aunque el islam político en sus diferentes formas plantea una fractura identitaria específica). Eso no quiere decir que haya un "secuestro" (como si manifestarse fuera patrimonio exclusivo de las izquierdas seculares) ni mucho menos que prevalezcan determinadas posturas. Lo que hay es la conflictividad política propia de la democracia. Pretender trascenderla, renunciar a estar "dentro" por ese motivo es una batalla perdida: todo intento -necesariamente fallido- de estar "afuera" será un regalo para los poderes constituidos. Todo dependerá de cómo vayan evolucionando y desarrollándose las relaciones de fuerza entre los diferentes elementos en liza.
No podemos saber cuáles serán los próximos capítulos de la turbulencia global. La única certeza es que las ciudades seguirán en ebullición, no solo las de los países sometidos al imperio de la deuda, también las de los países que ahora cortejan las finanzas internacionales. Frente a la violencia privatizadora se interpondrá la reapropiación del territorio y la transformación colectiva de nuestras subjetividades. Muchos repetirán lo que hace poco afirmó un manifestante turco: "tú no sabes cómo ha cambiado aquí la gente en una semana". Hay que seguir intentando que sea para mejor.

NO al hostigamiento a Mumia por el Departamento de Correcciones de Pensilvania

NO al hostigamiento a Mumia por el Departamento de Correcciones de Pensilvania
Se le prohíben llamadas telefónicas durante dos semanas.
Se le prohíben visitas de contacto físico con su hijo Jamal Hart.
29 de junio de 2013— A solo unos pocos días después de la presentación de argumentos en la apelación de Mumia Abu-Jamal a la condena en secreto a cadena perpetua, el Departamento de Correcciones del estado de Pensilvania prohíbe sus llamadas telefónicas durante dos semanas.
El jueves 27 de junio por la noche, Mumia le habló a su esposa Wadiya Jamal para decirle que él había sido reportado por la reciente entrevista que realizó con el abogado Michael Coard de Filadelfia en su programa Radio Courtroom (Tribunal por radio) en la emisora WURD. No sabía cuándo sería posible llamarle de nuevo. El siguiente día todas las llamadas de Mumia le fueron prohibidas durante dos semanas.
Es la primera vez que Mumia ha estado sujeto a cualquier tipo de acción disciplinaria desde 1995, cuando el Departamento de Correcciones (DOC, por sus siglas en inglés) hizo su infame intento para impedir la grabación de sus ensayos radiofónicos y prohibir la publicación de su primer libro En Vivo desde el Corredor de la Muerte. El castigar a Mumia por hablar y escribir se encontró anti-constitucional por el Tercer Tribunal de Apelaciones por ser una violación de su derecho a la libertad de expresión bajo la Primera Enmienda a la Constitución. Ver Abu-Jamal v. Price, 154 F3d 122 (3rd Circ. 1998).
En otro acto de hostigamiento el DOC se niega a procesar las visitas con contacto físico entre Mumia y su hijo Jamal Hart. En agosto de 2012, Hart realizó sin incidentes una visita de 4 horas con su padre, la primera en treinta años, pero el DOC se niega a autorizar más visitas.
Estos son ataques contra Mumia — un intento para silenciar y aislarlo de su familia y simpatizantes. Hace falta una respuesta fuerte e inmediata en contra de estas violaciones de sus derechos.
La vendetta de tres décadas del Estado para linchar a Mumia legalmente fue derrotada en el 2011, pero el intento de callarlo sigue. Desde su celda en el área de población general del penal Mahanoy donde ha estado encarcelado desde el 26 de enero de 2012, Mumia sigue grabando sus denuncias contra el imperialismo estadounidense. Su periodismo y compromiso político-social asumido en su juventud se describen en el nuevo documental Long Distance Revolutionary (Revolucionario de fondo). Su inocencia y su condena amañada se revelan en el nuevo filme corto Manufacturing Guilt (Fabricar la culpabilidad).
No permitamos que silencien a Mumia. No toleremos este hostigamiento. Hay que lograr que su voz se escuche en el mundo y que tenga visitas familiares.
Escribe, llama, envía e-mail o fax a las oficinas centrales del Departamento de Correcciones de Filadelfia.
John E. Wetzel, Secretary, PA Department of Corrections, 1920 Technology Pkwy, Mechanicsburg, PA 17050
Tel: 001 (717) 728-2573
Fax: 001 (717) 728-0312
Email:
ra-contactdoc@pa.gov
Exige que detengan el hostigamiento de Mumia Abu-Jamal, que reinstauren sus llamadas telefónicas, y que permitan visitas con contacto físico con su hijo Jamal Hart.
En inglés se puede decir:
I demand that you stop the harassment of Mumia Abu-Jamal; reinstate Mumia’s phone privileges, and grant contact visitation to Mumia’s son, Jamal Hart.
[Enviado por la abogada Rachel Wolkenstein]
________________________________________
Firma una petición por la libertad inmediata de Mumia Abu-Jamal: http://www.change.org/petitions/release-mumia-abu-jamal
Favor de confirmar tu firma con ammx@riseup.net