martes, 28 de febrero de 2017

CONTINUARÁ TRIBU SIOUX DE STANDIG ROCK LA RESISTENCIA CONTRA OLEODUCTO


“ESTO NO ES EL FINAL”: protectores del agua y veteranos ante desalojo de Oceti Sakowine
Rob Wilson
Fotorreportaje
Desinformémonos
Periodismo de abajo
27 febrero, 2017-02-27
Desinformémonos/La fecha límite para salir del campamento Oceti Sakowine fue marcado por la autoridad: 22 de febrero a las 14 horas.
Esa mañana, la gente se congregó en la cocina de la Séptima Generación para tomar café, merendar y quitarse el frío frente a la estufa de barril. Veteranos, protectores del agua, renegados, patriotas y presos políticos.  Todos juntos las últimas horas que se podía estar en el lugar que los protegió y al que cuidaron con verdad y belleza durante muchos meses. El día anterior, una gran nube de tormenta salió por el oeste dibujando destellos y presagios. Hubo menos de 24 horas para salir.
A las 14 horas, sobre la carretera 1806, la policía antimotines, fuerzas armadas y el cuerpo de ingenieros del Ejército norteamericano hicieron  una larga fila a la orilla del campamento. Las máquinas excavadoras, los vehículos militares Humvees  y los blindados de MRAP esperaban entrar también para desmontar los restos del campamento. 
Los protectores del agua, los veteranos de guerra que los acompañaron y cientos de personas más emprendieron la ceremonia de despedida: “no les daremos el gusto de echarnos por la fuerza” y con oraciones, danza y cantos ceremoniales, iniciaron la despedida antes de marchar a los autobuses que los llevarían fuera.
La mayoría se marchó antes de la hora límite, sin embargo, los veteranos y los ancianos tribales decidieron permanecer y reclamar los derechos que los tratados firmados con las tribus años atrás le otorgan.
”Este no es el final de ningún modo”, dijo Wasté Win Young, mientras caminaba hacia el puente Cannon Ball durante una ceremonia de oración final celebrada momentos antes de la fecha límite de evacuación el miércoles. “Esta es la chispa que prende el fuego. El mundo entero está despertando ahora“, dijo Young,  miembro de la tribu sioux de Rock Standing.
La tribu del río Cheyenne se unió a la tribu de Rock Standing en su batalla legal contra el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, quienes recientemente echaron atrás una declaración de impacto ambiental que había detenido la construcción del proyecto.
Durante las tres horas que ocupó la policía para desmantelar el extenso tramo de tiendas de campaña y yurtas, el presidente tribal Harold Frazier se detuvo en un farol para ver a la destrucción de Oceti Sakowin: “¡Volveremos!” gritó. El momento de tristeza se sintió en el ambiente. 
Un anciano habló y agradeció a todos haber venido a apoyar en la lucha contra la “serpiente negra” o sea el oleoducto Dakota Access.   Los hombres y las mujeres lloraron alrededor del fuego en una comunión colectiva.
“Siempre hemos estado alrededor de este río y por eso estamos aquí,  para protegerlo”, dijo Harold Frazier, presidente de la tribu Cheyenne River Sioux, la nación hermana de Standing Rock. “Este río trae vida al pueblo”.
Frazier ha sido uno de los más activos combatientes del oleoducto Dakota Access y a pesar de la destrucción del campamento Oceti Sakowin, ha prometido junto a docenas de hombres y mujeres protectores del agua, que continuarán la lucha para proteger al Río Missouri de un posible derrame de petróleo.
Rob Wilson / fotógrafo, estuvo presente en el campamento Oceti Sakowine los días previos y el día del desalojo